Mediados de septiembre, nos quedaban dos semanas para iniciar el viaje, comimos en un hindú y preguntamos como se dice ‘no picante’ en hindi. Nos respondieron que no existe. Ahora lo pienso y creo que hubiera hecho mejor en comerme un cocido.

image

La comida india es muy compleja de preparar y tiene muchos matices y texturas pero a mi me sabe todo igual… a picante. Lo peor es que a medida que iban pasando los días, pensaba que me estaba acostumbrando, hasta que comía algo tan picante que me llevaba otra vez a la casilla de inicio (hasta la pasta de dientes picaba) En un momento ligero de desesperación recurrí al burguer… y no tuvo buen resultado, creo que picaba aun mas, así que fui a por lo seguro: Pizza Margarita con extra de queso. A parte de todo esto, la comida estaba buena. En el norte, en la zona del Rajasthan nuestro plato preferido eran lentejas al curry (Dahl) En el sur, en Kerala, la sopa de calabaza.

image

Darjeeling fue un respiro, después de 6 semanas comiendo curry. Al estar tan cerca de Nepal sus platos se basan en sopas de verduras y ‘momos’ (pequeñas empanadillas de arroz rellenas de verduras y/o carne)

image

Vietnam es lo opuesto a India. Platos sencillos y ligeros, pero exquisitos, a base de fideos y verduras. De Hoi An para abajo, el pescado es como estar en Galicia pero con mejor tiempo y son muy dados a tener menús fijos. image
Hay, ademas, mucha cultura de calle y es fácil encontrar, uno detrás de otro, puestos de comida en medio de las aceras y en callejones.

image





Como peculiaridades:

– Leche condensada y cafe. El ‘Vietnamese White Coffee’, lo que conocemos como cafe bombón.
image

– Desayuno. Por costumbre, solo para desayunar, en España se toman los churros, en Italia (o al menos en Milan) ocurre con el capuccino y en Vietnam con’Pho’ que es la sopa de fideos con pollo o ternera.
image

– Snacks. Huevos cocidos, para comer entre horas.image