En tres días viajamos en el tiempo, disfrutamos de un fin de semana en San Francisco y llegamos a Bogota sin dormir.

Primer avión: Matsuyana – Tokyo. 21 de Febrero.
Los últimos días en Japón los pasamos en la isla de Shikoku, en la zona de Matsuyama (llegamos en Ferry desde Hiroshima) y agradecimos estar 5 días en un mismo sitio y con una temperatura un poco mas cálida, después de la nieve y de los -14 grados de las semanas anteriores. Nos alojamos en un hostal con las tradicionales duchas japonesas y una zona común muy acogedora. Ademas, hicimos buen uso de la cocina comunitaria porque, después de casi 5 meses comiendo fuera todos los días disfrutamos de algo tan básico como cocinar y porque a pocos días de irnos de Japón, teníamos el dinero justo para no tener que sacar mas dinero del cajero.

image

Shikoku es famosa por la ruta de los 88 templos, una especie de “camino” japonés. En Matsuyama puedes encontrar 8 de estos 88 templos, ademas de tener el Spa publico (Dogo Hot Spring) mas antiguo de todo Japón. Si tienes un presupuesto ajustado puedes disfrutar de un ‘hot spring’ gratuito en la calle, para los pies. Totalmente higiénico, el agua esta constantemente fluyendo. Nosotros lo experimentamos la versión privada en Yudanaka.

imageimage

Desde el aeropuerto de Matsuyama volamos, a primera hora del viernes 21 de Febrero, a Tokyo, al aeropuerto de Haneda, con “mi compañía aérea” ANA 😉

Segundo avión: Tokyo – Los Angeles. 21 de Febrero.
Aterrizamos en Tokyo Haneda a las 11 de la mañana y una hora y media después llegamos en tren al aeropuerto internacional de Narita. Dias antes de volar nos enteramos que podíamos haber volado directamente desde Matsuyama a Narita con Jetstart, por menos dinero. Bueno… estas cosas pasan.

Nuestro avión a Los Angeles no salía hasta las 8 de la tarde. Menos mal que para el estándar de precios de los aeropuertos, Narita es bastante barato y acabamos de comprar los últimos souvenirs con el poco dinero que nos sobraba. 10 horas después llegamos a Los Angeles, y al cruzar meridianos, fue como volver en el tiempo porque eran las 12 del mediodía del viernes. Conseguimos descansar bastante bien en este vuelo y no notamos apenas la diferencia horaria.

image

Tercer avión: LA – San Francisco. 21 de Febrero.
Y finalmente, 25 horas despues desde que salieramos de Matsuyama llegamos a nuestro primer destino, San Francisco, donde la hora local era las 6.30 de la tarde del viernes.

San Francisco fue un fin de semana con dos cosas a destacar. Primero, la sensación de familiaridad. Después de India, Sudeste asiático y Japón, San Francisco era como estar en una zona de confort. Segundo, hay tanta gente hablando español, por origen o aprendizaje, que me ayudo a activar esa parte del cerebro, justo antes de Sudamérica.

image

Cuarto avión: San Francisco – LA. 23 de Febrero.
Los Angeles fue un visto y no visto. La noche del domingo nos quedamos a dormir al lado del aeropuerto y el lunes por la tarde cogimos el siguiente avión.

image

Quinto y sexto avión: LA – Houston – Bogota. 24 de Febrero.
No conseguimos dormir nada. El primer trayecto, Los Angeles-Houston, duraba 4 horas, ademas que eran las 8 de la tarde y no teníamos sueño. Esperamos 1 hora en Houston hasta el siguiente trayecto, que duro 5 horas. El vuelo tuvo muchas turbulencias y junto con el desvelo que teníamos llegamos a Bogota a las 6 de la mañana del martes 25. Entre el cansancio, la altitud y el jet lag tardamos mas de una semana en recuperar el ritmo.

imageimage