Estamos siguiendo el invierno desde que empezamos el viaje, claro que en unos sitios lo notamos más que en otros. En una semana pasamos de los 30 grados en Bangkok a los -2 de Tokyo. No es una completa desventaja, al contrario, hemos evitado las temporadas de lluvia en Asia, ha sido más fácil encontrar alojamiento de un día para otro, descuentos de fuera de temporada y, sin que hubiera incidencias en el transporte, hemos visto el peor temporal de nieve en Japón de los últimos 40 años.

En Patagonia hemos visitado Bariloche, el Glaciar Perito Moreno, el Chantel y Puerto Madryn, desde el 23 de Junio hasta el 6 de Julio.

image

Bariloche
Cruzamos en autobús desde Puerto Varas en Chile, con la compañía Ruta del Sur, en 5 horas. Siempre contamos con cambiar el dinero que nos quede del país anterior en el siguiente o encontrar un cajero automático por lo que en el momento de bajar del autobús no teníamos más que billetes de 100 pesos chilenos y cuando fuimos a recoger las mochilas del autobús el chico que nos las alcanzo esperaba propina, cosa que no pudimos con su siguiente mal comentario. En el resto de Argentina hemos visto que esto se repetía y para entonces ya habíamos aprendido la dinámica.

Desde la terminal cualquier autobús local te lleva al centro, el cual es bastante pequeño y se puede caminar al hostal. Para el billete, no puedes comprarlo en el autobús. O bien lo adquieres en la estación antes o sino, existen unas tarjetas monedero que, si alguien esta dispuesto, puede pasarla por la banda magnética y tu pagarle en efectivo. Este método es más económico pero tienes que depender de alguien con saldo de sobra. Una vez que estas en el centro de la ciudad la puedes comprar en los kioskos de la ciudad, 11 pesos por la tarjeta y luego lo que quieras cargar.

Estuvimos 2 días con tiempo despejado. Recorrimos la zona del Parque Nacional de Nahuel Huapi. Desde el centro del pueblo está el autobús 23 que para en el hotel Llao Llao y desde ahí es fácil caminar hasta la entrada del parque.

image

El Calafate, el glaciar Perito Moreno y El Chantel
Normalmente puedes bajar a El Calafate en autobús por la ruta 40 pero en invierno esta opción esta cortada así que teníamos que ir en avión. La opción más barata es con Lade, eso si, un vuelo cada 6 días. Igualmente necesitas varios días para visitar el glaciar, el Chantel y algunos días de margen por si el tiempo es regulero. Desde Bariloche al aeropuerto existe el autobús 72 que cuesta 5 pesos el billete con la tarjeta de transporte.

Como en esta parte del mundo están acostumbrados al frío, encontramos un hostal con calefacción central en el suelo, yay!

Cualquier excursión va por agencia, lo puedes contratar a través del hostal o sino, en la calle principal donde están todas las oficias suelen colgar en el escaparate ofertas para el día siguiente. El día del glaciar te recogen del hostal a las 9. Como en esta época del año todavía es noche cerrada ves amanecer desde el autobús y si hay nubes hace un efecto con el sol que parecen ovnis.

image

La entrada al parque es aparte. La coordinadora se encarga de dar las entradas, mientras que un encargado del parque sube a cobrar y a anotar la procedencia de los pasajeros (diferentes precios para diferentes países) Es un buen sistema, ese día porque éramos solo 2 minibuses pero en verano hay cerca de 3000 personas para comprar la entrada. La ventaja de ir en verano es que es el parque esta abierto hasta las 10 de la noche y que hay actividades para andar por el glaciar disponibles mientras que en invierno cierra a las 5 y sólo están disponibles las pasarelas y el paseo en barco que, en sí, ya es increíble.

image

Desde El a Calafate una opción es ir en avión hasta Ushuaia o ‘El faro del fin del mundo’ o en el día puedes visitar El Chalten, a 3 horas en autobús. La ida a las 8 a.m. y la vuelta a las 5 p.m. A la llegada te entregan un mapa de la zona con las caminatas disponibles y lo que dura cada una. Nosotros llegamos al mirador del Fitz Roy y fue como estar en Mordor, pero con nieve.

image

Puerto Madryn
Desde El Calafate hay vuelos a Trelew y desde allí 1 hora en autobús hasta Puerto Madryn. Pero, nuevamente, es invierno y nos toco volver a Bariloche en avión y luego viajar 13 horas en autobús hasta Puerto Madryn, con la compañía ‘Don Otto’ (también hace la ruta ‘Mar y Valle’)

image

Habíamos leído el avistase de la ballena franca austral en esta zona de la Patagonia y teníamos miedo de solo ver agua. Entonces nada más llegar el dueño del hostal nos dijo, ‘ir ahora, ir a la playa que esta a 2 minutos de aquí y quitaros el miedo’. Vimos 4 ballenas en 10 minutos.

image

Otra de esas coincidencias, es invierno y juega Argentina el pase a la semifinal. Hasta las 8 de la tarde que el dueño del hostal encontró un guía (menos mal) nadie quería hacer la excursión a la península Valdés a ver lobos marinos ni a playa pirámides a ver ballenas. Fue un día completo. Pagamos la entrada al parque ademas de la excursión del día, vimos lobos marinos, elefantes marinos, un armadillo y por supuesto ballenas a menos de tres metros.

Y finalmente dejamos Puerto Madryn y 20 horas después llegamos a Buenos Aires con la compañía ‘Andesmar’.